Conócenos

Antonio Aparcero

Productor y Editor
España. Alemania.

A Antonio le gusta repartir juego. En el fútbol, en su posición de mediocentro, siempre ha destacado por su buen trato con el balón y su talento para organizar el juego. En la producción audiovisual, en su labor como productor y editor, hay pocos que combinen como él la organización del equipo y la gestión del producto final. Tanto para llevar una producción a buen fin como para que el balón llegue a la portería, la mejor opción es que la jugada pase por los pies (y las manos) de Antonio.

Además, A.A. se desenvuelve bien con el kayak, el ping pong y el badminton. Y si es como espectador, le vale con que haya algo en juego para disfrutar de cualquier deporte: Curling, Snoker, Dardos… Si hay juego, hay diversión.

Bernabé Bulnes

Guionista y Realizador
España. Francia. Alemania. Marruecos.

Siendo niño, Bernabé destacó jugando al tenis. Sin embargo, en el trayecto hacia las pistas de entrenamiento, siembre se detenía a observar a un equipo de fútbol que entrenaba cerca. Después de un tiempo cambió el juego individual por el colectivo, las pelotas por el balón. Con la literatura y el cine le pasó algo parecido: aunque destacó escribiendo desde muy joven, cuando descubrió las posibilidades del lenguaje audiovisual, focalizó en él toda su creatividad.

Hoy en día B.B. compagina el tenis y el fútbol, la literatura y el cine, y además le gustan también las motos y la fotografía, el skate y el montaje. ¿Mens sana in corpore sano? Más bien, una mente creativa en un cuerpo deportivo.

 

Dina Harovic

Productora
Serbia. República Checa. España.

Nadie como Dina para salvar bolas de partido. Aunque estuvo a punto de dedicarse al tenis profesional en su Belgrado natal, el destino quiso que fuera en el mundo audiovisual donde desplegara todo su talento. En el tenis, le gusta subir a la red y ejecutar voleas demoledoras. En la producción, Dina tampoco se queda en el fondo de la pista: lo suyo es tomar la iniciativa y adelantarse a cualquier complicación que pueda surgir.

Con la misma destreza con la que empuña una raqueta, D.H. agarra los bastones de esquí o se pone las zapatillas para salir a correr. Total, ¿qué son 20 kilómetros de carrera o un descenso en los Alpes frente a un segundo saque con un match ball en contra?